Málaga es una provincia donde se producen gran cantidad de productos de nuestra gastronomía, caracterizados principalmente por su alta calidad y variedad. Entre tales productos, se encuentra el helado artesanal malagueño como el que desarrollamos en Heladín. Para su elaboración, usamos materias primas que carecen de saborizantes, conservantes y colorantes artificiales. La elección de los ingredientes es una de las claves para su elaboración y dado que en Heladín usamos materias primas de temporada, es lo que nos lleva a aumentar la oferta de sabores.

Asimismo, sabemos que Málaga es una tierra de tradiciones y, el dulce y el vino son otros de sus fuertes. Por ello, respetamos sus recetas y elaboraciones tradicionales para ofrecer productos relacionados. En otras palabras, en Heladín apoyamos los productos locales y transformamos los dulces típicos como la torta de algarrobo o torta “loca” en deliciosos sabores de helado. Además, bajo la denominación de “Málaga” aludimos a un cremoso helado sabor a Málaga con un toque de ron y pasas.

El helado artesanal malagueño

Torta de algarrobo

El helado artesanal malagueño

“Loca”

El helado artesanal malagueño

“Málaga”

 

 

 

 

 

 

 

Con respecto a su consumo, el helado artesanal de Málaga se prefiere principalmente de dos maneras: en tarrina o en conos de helado. Sin embargo, también conocemos otras formas de presentación como son en forma de batido, postre, acompañante de tartas y otros platos que sirven para poner el broche de oro a una excelente comida.

En la ciudad, existen diferentes heladerías pero no todas ofrecen helados artesanales de calidad. En primer lugar, dicha calidad viene definida por la textura. Detalles como el exceso de piezas sólidas, mayor cantidad de azúcar, inadecuada proporción de grasas, magro y proteínas es más propenso a cristalizarse y a resquebrajarse. En segundo lugar, podemos fijarnos en la forma en la que se derrite el helado. Este hecho proporciona información sobre su proceso de fabricación, ya que es un indicador del número de horas de reposo que ha tenido. En función de cómo haya sido el proceso de reposo el helado puede derretirse más por la superficie o puede derretirse de forma homogénea. Igualmente, la textura, la cremosidad y el sabor son los elementos que diferencian un helado artesano de los helados fabricados mediante procesos industriales.