antes y ahora heladosEl helado es una delicia con mucha historia. Son distintos los orígenes que se le atribuyen a su invención a partir de su antecesor, el sorbete. La evolución experimentada por este dulce gélido a lo largo de los años, se ha visto influenciada por las distintas aportaciones culinarias y el desarrollo tecnológico, que ha dado lugar a diferentes formas de elaboración de los helados.

Se señala como el primer antecedente a China, donde hace unos 5000 años sus habitantes usaban el hielo para conservar alimentos y elaborar palitos de leche y azúcar que vendían en las calles de Pekín como golosina popular. Por otro lado, diversos especialistas atribuyen a los árabes la introducción del helado en Occidente, en Sicilia, donde se experimentó por primera vez el método de enfriado a base de hielo y sal y, se reemplazó la miel por el azúcar.

En el siglo IV A. de C. los persas, cogían el hielo de las montañas para refrescar los vinos y también para la elaboración de helado. Por su parte, en el antiguo Egipto, servían una especie de granizado en base a jugos de frutas semihelados. En la época de Nerón, en el 62 de nuestra era, se introducía agua aromática mezclada con jugos de frutas y, se colocaba hielo picado o nieve hasta convertir la mezcla en una especie de granizado que se bebía a sorbos. De ahí es de donde procede el nombre de sorbete.

En el siglo XVI, en Florencia, el artista Bernardo Buontalenti empezó a considerar la crema, huevos y fruta. En concreto, este período es significativo en la elaboración de los helados debido al descubrimiento de la producción de bajas temperaturas al mezclar nitrato de etilo con la nieve. En el mismo siglo, se cuenta que en el ambiente cortesano de Enrique II de Francia comenzaron a prepararse los helados de vainilla y de chocolate, gracias al cacao llevado de América.

Hacia 1686 comenzaron a fabricarse por primera vez los helados con leche. Con respecto a su comercialización, Francesco Procope fue el italiano que abrió el primer local de venta de helados, localizado en Paris. Asimismo, a este pionero se le ocurrió inventar una máquina que, mediante una espátula batidora, permitiera obtener una crema homogénea, similar a la de los helados actuales.

Más tarde, en 1846 Nancy Jhonson inventó la primera heladora con manivela y, dos años más tarde el aparato fue perfeccionado por William Young, al que le incorporó un motor. Desde entonces hasta hoy, los helados han experimentado una gran transformación. Actualmente, esta delicia puede contemplar una composición distinta e infinitas formas, tamaños y colores.

En Heladín, nuestro obrador dispone de tecnología de vanguardia para garantizar la optimización y seguridad de todos nuestros procesos de elaboración. Asimismo, nuestra experiencia y el saber hacer 100% artesanal usando materias primas de calidad y de temporada, es lo que nos permite reinventar las recetas tradicionales para conseguir la frescura, aroma, cremosidad y sabor que caracteriza nuestros helados.