Beneficios de consumir helado en invierno¿Alguna vez os habéis preguntado si debemos o no consumir helado en invierno? Como sabéis, entre las diferentes creencias asociadas a los helados se encuentra el que su ingesta no es apropiada en dicha estación. Si atendemos a las diferencias geográficas en el consumo de helados, en los países nórdicos, como Noruega o Suecia, y en Estados Unidos se consume más cantidad de helado que en nuestro país y de forma similar durante todo el año. Este hecho, demuestra que el frío no les supone ningún impedimento para disfrutar de esta delicia.

En España, contamos con la suposición de que al consumir este producto en invierno nos puede perjudicar incidiendo en nuestra salud, lo que hace que su consumo disminuya en esta época pero, ¿y si te dijera que influyen de manera positiva? ¿Te los comerías entonces? ¡Desmontamos el mito!

¿Por qué debo consumir helado en invierno?

  1. Es un alimento reconstituyente tras la realización de una actividad deportiva. El helado actúa como tónico, ya que proporciona el glucógeno perdido durante la actividad física. Ésto unido a su contenido en proteínas, reactiva el sistema muscular. Tras lo expuesto, vemos que su consumo resulta ideal tras la ejecución de un esfuerzo físico que haya conllevado desgaste, principalmente por su gran aporte nutricional.
  2. Son altamente nutritivos. Presentan un alto contenido en calcio, vitamina B2, proteínas y aminoácidos esenciales. En concreto, esta vitamina beneficia a nuestro organismo mejorando la condición cognitiva, el metabolismo energético y la salud cardiovascular.
  3. Alivia el dolor de garganta. Al consumir helado,  bajamos la inflamación de la garganta y en el caso de tener heridas, disminuye el proceso de cicatrización. Por ello, muchos profesionales lo recomiendan en caso de anginas. Como se puede comprobar, es aconsejable ingerir este alimento regularmente, en contra de las antiguas creencias, pues fortalece nuestro sistema inmunológio. Asimismo, su consumo dificulta el contagio de virus y gripes, que son tan frecuentes en otoño e invierno.
  4. Mantiene tus huesos fuertes. Debido a que está compuesto principalmente por leche, supone un gran aporte de calcio para nuestro cuerpo. Esto hace que sea un complemento ideal a considerar en nuestra dieta. Eso sí, al igual que como todos los alimentos, no se debe abusar de su consumo.
  5. Desarrolla nuestra creatividad. Consumir helado afecta al hemisferio derecho del cerebro, esto es, desata nuestro lado más creativo y pasional.
  6. Aumenta la felicidad. Cuando consumimos un alimento que nos gusta, el cuerpo libera hormonas relacionadas con la felicidad, además de liberar el estrés.

Como hemos repasado, el consumo de helado en invierno no es perjudicial, sino que aporta numerosos beneficios a nuestra salud y a nuestro sistema inmunológico en particular. Lo que sí está claro es que comer helado ya no depende de la estación en la que nos encontremos. En Heladín estamos a tu disposición los 365 días del año, con una amplia variedad de sabores de máxima calidad, cuidadosamente seleccionados.

Fuente: Vitadelia.